Supervivencia

La sustentabilidad de la especie humana tiene un futuro incierto, inclusive tentado a ser un destino desolador. Es una idea que ronda mi cabeza y aunque sé que es triste porque me deja cada vez menos espacio a creer en una esperanza de alcanzar  armonía entre la especie humana y la naturaleza; la realidad es que no todo es completa desesperanza y eso sobretodo no debemos olvidarlo.

Recientemente vi el documental “La Sal de la Tierra” de Wim Wenders donde se retrata la vida y obra de Sebastião Salgado, un fotógrafo que ha dedicado su vida a comunicar las voces de millones de personas marginadas a soportar límites de la supervivencia humana. Estas personas son víctimas de conflictos militares, pobreza, hambruna, sobre población, degradación ambiental, entre otros y que han sido relegados a ser las poblaciones más vulnerables de la raza humana.  El documental te lleva de la mano del desarrollo profesional de Sebastião pero también comparte una probadita del inmenso reto que fue estar al lado de estas situaciones de enorme sufrimiento, conocerlas personalmente, vivir entre ellas y reportarlas al mundo.

Después de muchos años de ser un reconocido fotógrafo social a nivel mundial, Sebastião decidió dejar este tipo de fotografía para sanar su alma, como dice él mismo en sus conferencias: “Llegué incluso a perder la esperanza en la raza humana al ver tanto sufrimiento provocado por nosotros mismos”. El mismo dice que después de haber visto todo lo que vio en sus viajes, pensaba que ningún humano merecía vivir, a tal nivel llegó su depresión y decepción.

Después de este periodo, Sebastião comparte un destello de esperanza. Tan capaces somos de causar destrucción pero de igual manera somos capaces de causar enorme bienestar. En el caso de Sebastião él y su familia se avocan a regenerar cientos de hectáreas de un terreno árido, inerte en Brasil y logran después de 10 años regresar la selva a esta región que se pensaba incapaz de albergar vida, habiendo sido destrozada en nombre del progreso.

Personalmente creo que si nuestra conducta como especie desarrollada no cambia a tener comportamientos más sustentables, estamos en riesgo cada vez más inminente a desaparecer. Los tema principales a cambiar desde mi perspectiva son: la dependencia en combustibles fósiles, el concepto de consumo y albergar mayor compasión en nuestros corazones. Sin embargo algo está claro, si como especie desaparecemos, aunque habrá otras especies que también desaparezcan con nosotros, definitivamente muchas otras quedarán aquí. Y quizá en unos 500 años el planeta se regenere, como ya lo ha hecho tantas veces antes ( lo menciono por si seguimos pensando que somos el pináculo de la evolución).

Finalmente recae en cada uno de nosotros decidir qué hacer con nuestro potencial. Si continuamos aquí en mil años más será gracias a nuestros esfuerzos por tener armonía y si no lo estamos, también será  resultado de nuestras decisiones.

Anuncios

Un comentario en “Supervivencia

  1. Excelente reflexión para cada uno de los lectores, y sobre todo para que lo difundamos con los que nos rodean. Requerimos un cambio de conducta sobre como utilizamos nuestros recursos de forma más racional.
    Si no cambiamos la forma de actuar en el día a día, nuestro entorno y toda la humanidad estaremos destinados a desaparecer!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s