Nelson Mandela: autobiografía

El largo camino hacia la libertad, Nelson Mandela

mandela1

Portada de la autobiografía de Nelson Mandela

Todos hemos escuchado de Nelson Mandela. Pero pocos tienen la satisfacción de leer sus memorias y conocer su historia a través de sus ojos.  Aquí te comparto algunos puntos que sin afán de compartir spoilers resultan interesantísimos para conocer al líder que trabajó en la unificación de Sudáfrica.

  1. El nombre original de Nelson Mandela es otro y en su infancia fue acogido en la familia del líder del pueblo Thembu.

Mandela nació en el pueblo Xhosa, él es el hijo menor de quien era jefe de una tribu del pueblo Xhosa. Su nombre de nacimiento fue Rolihlahla, que significa: el revoltoso. Su papá fallece cuando Mandela todavía era un niño y es acogido por el jefe de la tribu de la dinastía Thembu quien lo adoptó en su familia y le pagó una educación  privilegiada durante toda su juventud. En ese entonces era muy difícil que las personas de color pudieran tener acceso a la educación, pues las escuelas estaban lejos de los pueblos y sólo las familias adineradas, que pagaban internados podían lograrlo. En este sentido Mandela fue muy afortunado.

2. Mandela truncó sus estudios de Derecho por muchos años.

Desde preparatoria y universidad Mandela se involucraba en debates, disputas por exigir un trato equitativo o justicia. Inició sus estudios en Derecho en la Universidad de Fort Hare, pero fue expulsado por disputas con las autoridades de la misma institución cuando organizó una protesta contra el apartheid. Luego de su expulsión, Mandela no pudo terminar su grado hasta muchos años después cuando estaba en prisión.

3. Se rebela contra su tutor y huye para independizarse.

Otro momento de rebeldía en su vida joven, fue cuando Mandela huye de su tutor, el jefe de la tribu, cuando él lo quiere obligar a casarlo con una chica del pueblo. Mandela escapa de su hogar, junto con su primo, hacia Johannesburgo para iniciar una vida nueva. Le cuesta trabajo pues vive en pobreza mucho tiempo.

4. Mandela estuvo prisionero alrededor de 26 años.

Efectivamente, pasó muchos años encerrado como preso político. Y aún desde prisión no dejaba de luchar por mejorar las condiciones para sus compañeros y para él  cuando estuvieron dentro. La lucha por la igualdad social y los derechos humanos corría por su sangre, sin importar el lugar donde estuviera.

5. Mandela sale de prisión a los 72 años.

Luego de ser liberado, Mandela se encargó de incrementar la atención internacional para Sudáfrica, y pidió a varios jefes de estado exigir el desmantelamiento del apartheid y apoyar al llamado a votaciones democráticas para todos los ciudadanos de Sudáfrica.

Mandela inició su autobiografía cuando estaba en prisión, en ese momento incluso el escribir sus memorias estaba prohibido para él. Esto hace la publicación del libro algo aún más valioso.  Me quedé con un sabor de boca súper agradable luego de que Mandela cuenta su historia desde una perspectiva tan modesta, que seguido te hace olvidar la trascendencia global que hizo su trabajo.

Si aún no lo has leído, no te lo pierdas, haz click aquí:

A Long Walk to Freedom, Nelson Mandela

Anuncios

De cómo leo 1 libro a la semana

A inicios de este año me propuse leer más seguido. Había escuchado a un tipo en youtube que leía un libro al día y me dije a mi misma,  “misma me gustaría hacer eso”.

Cuando estaba más chica, adoraba leer y buscaba cualquier oportunidad para hacerlo. Pero luego la vida sucede y  empecé la Universidad, la maestría y años después, el trabajo de oficina…entonces perdí el ritmo que traía. Cuando me puse a pensar acerca del tiempo tan valioso que había malgastado – tirado al traste, por pensar en amores románticos  (que no me llevaron a nada útil) o problemas cotidianos que me distraían de mi pasión: Leer, leer, leer hasta que escupa letras por los ojos- decidí poner manos a la obra (como Marcel Proust en su búsqueda por recuperar el tiempo perdido).

Mi reto fue terminar 1 libro a la semana. Y lo cumplí. Dirá usted que estamos en Noviembre y todavía el año no termina. Pero permítame explicarle que ahora  que estamos en la semana 46 del año, llevo leídos 48 libros. Osea que en realidad voy un poco más rápido y en este post aprovecho para presumirlo (haré una recapitulación al final del año y les aseguro que llegaré mínimo a 52, ¿apuestas?)

Disclaimer. En estos momentos, no leo ficción, con muy pocas excepciones. Las novelas, cuentos cortos, etc no figuran en mi nueva biblioteca.  No tengo nada en contra de ellos, de hecho los adoro, pero por el momento estoy en una etapa que llamo: acumulación de conocimiento para poner en práctica de manera apremiante – la búsqueda del tiempo perdido no es broma-.

El screenshot de algunos de los libros que he leído está aquí, pero toda la lista la puedes encontrar en mi cuenta de Goodreads.com

(Como chisme, ahí también puedes ver los libros que estoy leyendo ahorita y algunas reseñas que he puesto).

Captura de pantalla 2017-11-16 a la(s) 21.23.10

Ahora sí como le he hecho.

Tip #1 Llevo cuenta de mi avance

Goodreads, resultó un sitio súper útil para llevar cuenta del progreso que iba haciendo a lo largo del año y me emociona ver como la lista iba creciendo. Tal vez no todos se identifiquen con la experiencia, sin embargo llevar la cuenta es motivador.

Por otro lado, este año no empecé de cero. En 2016 había leído 23 libros, es decir, poco menos de 1 libro cada quince días. Ya había generado el hábito de leer por las tardes y las noches y un poco más los fines de semana. Pero más importante, aprendí a leer más eficiente.

Tip #2 La forma de leer cambió. Aquí les comparto la técnica. Sin embargo es una manera que me permito aplicar sólo en el género de libros de no-ficción que ahorita son mis predilectos.

Paso 1: El libro es una mina de oro de donde tengo que extraer piezas valiosas. En la mina, hay mucho relleno que envuelve a las pepitas de oro, pero en promedio podré extraer al menos 3 ideas clave que se quedan guardadas para la posteridad.

Paso  2: Analizar el índice (no quiere decir sólo mirar y ya), sino tratar de entender el contenido del libro.  El índice es el mapa de la mina, que me indica dónde podré encontrar más fácil las joyas. Y voy en su búsqueda. Selecciono los temas que me llaman la atención y me echo un clavado en ellos.

Paso  3: El libro es mi mejor amigo y puedo volver  a él cuando quiera. Esto parece trivial pero asimilarlo eliminó radicalmente un sentimiento de culpa. Yo sentía que hacía trampa al no leer c-a-d-a una de las frases que vienen impresas en las páginas. Hasta que acepté lo siguiente: aún cuando lea cada enunciado, mi retención aún es limitada. Pregúntame 4 meses después de haber terminado de leer , de qué cosas me acuerdo del libro y lo más probable es que no recuerde la gran mayoría. Además seguido te das cuenta que muchos autores son redundantes en sus ideas.

Tip #3. Tengo backup en todos lados. Sin embargo el respaldo más importante de todos, son los  audiolibros. Tengo el libro impreso o en digital y tengo el audio. Esto me sirve porque escucho mis lecturas mientras me preparo el desayuno, voy en el carro a la oficina, hago algún mandado, me maquillo, etc.

Sí, también he recibido algunas críticas por eso, pero ha cambiado mi vida radicalmente. Estar en el tráfico me resulta derrepente…¡agradable! La aplicación por excelencia es Audible.com, que es una compañía de Amazon. Pago una mensualidad de poco más de 14 dls y tengo acceso a 1 o 2 libros al mes (dependiendo del plan). De hecho te propongo que lo uses. El primer mes es gratis y si le das click aquí , te regalan tus DOS primeros libros gratis. Sí. los dos primeros ¡Genial! (a mi sólo me reglaron 1). Lo puedes cancelar en cualquier momento, pero estoy segura de que como yo, lo vas a adorar.

Free Trial

Finalmente el próximo año empezaré a leer 2 libros por semana. Seguramente tendré que volver a acomodar mi rutina, aún no sé a donde me lleve ésto, pero de algo estoy segura. Leer un libro a la semana me FASCINA y no lo voy a cambiar por nada, tal vez 2 duplique el amor… Stay tuned.

A. Linan

IMG_20170419_114948640

¡Buena lectura!