El Genio Elon Musk: Tesla y SpaceX

Esta es la opinión del libro biográfico de Elon Musk, publicado en 2015 por Ashlee Vance.

Cuando se trata de la historia de Elon Musk, convergen dos opiniones: es un genio o es un freak.  Muchos conocen a Musk por ser parte del grupo de fundadores de PayPal o por ser el Director de la compañía Tesla (autos eléctricos con inteligencia artificial) o quizás por querer formar la primera compañía que envíe el hombre a Marte con Space X. Sin embargo más que eso, Musk es un empresario serial que apunta a revolucionar el mundo… para siempre.

Elon Musk es admirable por su indomable coraje para atreverse a resolver grandes problemas que tiene la humanidad. Ese atrevimiento acompañado evidentemente por una dosis de éxito en sus empresas, lo han llevado a ganar un lugar especial en el mundo de los geeks, los empresarios y los genios. Sin embargo parece que no se queda ahí, la mente de Musk sigue ofreciendo mucho más y esto es tan evidente, basta verlo cuando uno compara el avance que Musk ha tenido desde que el libro se publicó en 2015. En 2 años ha creado más de 3 empresas, todas enfrentando el estatus-quo tecnológico, emprendedor y científico.

Nació en Sudáfrica y se nacionalizó Canadiense. Y parece que desde su infancia mostraba características que lo hacen especial: socialmente introvertido, intelectualmente inquieto, ávido lector, curiosidad extrema y memoria fotográfica. Desde la universidad estaba emprendiendo y dejó el doctorado en física en Stanford para iniciar su primera compañía Zip2 que fue adquirida por Compaq, años más tarde. Luego siguió X.com que se fusionó para formar PayPal, esta fue luego vendida a eBay, transacción que lo mandó al estrellato en Sillicon Valley. Inició Space X y luego Tesla Motors. Ambas compañías en tiempos paralelos, invirtió todo su dinero para sacarlas adelante, apostó en grande, estuvo a punto de perderlo todo, pero ganó. Tesla Motors ya cotiza en bolsa y Space X es hoy una compañía aeroespacial con números positivos, en expansión para la misión más importante, llegar a Marte.

Sin embargo la inquietud de Musk no se ha quedado estática desde entonces. Ha fundado SolarCity, la empresa de energía solar más grande de Estados Unidos, luego también The Boring Company para transporte interurbano ultrarrápido, Neuralink para dispositivos personales que son interfaces del cerebro humano con Inteligencia Artificial.  Si eso en los últimos años.

En 2017, Elon Musk tenía un valor personal de 19.8 mil millones de dólares y estaba dentro de las 100 personas más ricas del mundo. Es evidente ver que su atrevimiento le ha rendido muchos frutos, si quieres conocer sus inicios, entonces este libro es para tí.

ElonMuskBook

Libro: Elon Musk: Telsa, Space X and the Quest for a Fantastic Future

Autor: Ashlee Vance

 

Anuncios

La joven promesa

Publicado originalmente en Periódico Mural en la columna: ¡EUREKA! / A. Liñán
22 Oct. 2017 http://tinyurl.com/yaujlrt7

¿Emprender en América Latina o en Estados Unidos? Esta fue una de las preguntas que se analizaron en la Primera Cumbre Latinoamericana de Jóvenes Líderes en Biotecnología, Allbiotech, 2017 celebrada en Santiago, Chile, donde una comitiva de más de 10 tapatíos (la representación más grande de México) acompañaron a líderes de biotecnología que vinieron de todos lados del continente.

La nueva generación no está satisfecha con lo que hasta ahora se ha logrado en biotecnología en América Latina; falta mucho por hacer y tienen ganas de traducir el conocimiento en beneficios tangibles, de manera exponencial.

Muchos jóvenes aspiran a ser científicos de alto nivel, otros han demostrado interés por participar en política pública, crean redes de colaboración y otros más hablan de transferir la tecnología o hacer empresas que enfrenten retos globales.

Cuando se habla de biotecnología, México sigue siendo referencia para Latinoamérica y dentro del País, Jalisco es el Estado que más ruido está haciendo, seguido por Guanajuato, potenciando una región poderosa en el área.

Anteriormente hemos buscado imitar el ecosistema gringo que ha producido casos icónicos de éxito en biotecnología. Y aunque algunas buenas prácticas vale la pena retomarlas, otras más son exclusivas de la región latinoamericana y hay que capitalizarlas.

Por ejemplo, México y Jalisco son gigantes agroindustriales y alimentarios y tan sólo en estas áreas hay una infinidad de aplicaciones tecnológicas donde fácilmente nos podemos colocarnos como punta de lanza: diagnóstico de patógenos, materiales inteligentes, alimentos funcionales, nutrigenómica, microbiomas personalizados, etcétera. Por supuesto, este sector no es el único que se puede aprovechar, pero sí es uno que nos distingue y esto hay que tenerlo en la mira.

Llama la atención que algunos casos de éxito de start-ups latinoamericanas que cotizan por arriba de los varios millones de dólares son historias de latinos que fueron a Estados Unidos a emprender y ahí les está yendo bien, arropados por plataformas que los obligan a crecer exponencialmente.

Sin embargo, una de las reflexiones más interesantes de los jóvenes promesa, es que estamos viviendo un momento en el que América Latina lo tiene todo: ciencia sólida, jóvenes ávidos de emprender, apoyo público y acceso a capital privado (ambos en crecimiento).
“Sólo nos falta arrancar”, mencionaron algunos.

La energía que inyectan las nuevas generaciones es vital para renovarse, aprender de los tropezones, y seguir adelante con la esperanza de crear mejores oportunidades de desarrollo profesional y mejorar el impacto social y ambiental.